Neurosis obsesiva: ¿En qué consiste? Síntomas, causas y tratamiento

El término neurosis obsesiva no se suele usar en la actualidad. ¿A qué se debe esto? ¿En qué consiste exactamente la neurosis obsesiva? ¿Es lo mismo que Trastorno Obsesivo-Compulsivo? ¿Cuáles son los síntomas, las causas y su tratamiento? ¿Cuál es su relación con el psicoanálisis? Aquí te lo contamos, ¡no te lo pierdas!

Neurosis obsesiva

¿Qué es la neurosis?

La neurosis es un término diagnóstico prácticamente en desuso en la actualidad, que se utilizaba para denominar a aquellos problemas de salud mental caracterizados por pensamientos obsesivos recurrentes, ansiedad e irracionalidad excesiva.

En 1980 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) eliminó el término de sus manuales diagnósticos. Hoy en día a este problema se suele diagnosticar dentro del espectro de los trastornos de ansiedad.

Habría diferentes tipos de neurosis, aquí hay unos ejemplos comunes:

  • Neurosis obsesivo-compulsiva, que equivaldría en la actualidad al trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). La persona atiene pensamientos intrusivo, y conductas repetitivas con las que intentan neutralizar esos pensamientos.
  • Trastorno de estrés-postraumático. Una persona sufre una situación extremadamente traumática y sigue reviviendo este sucesos hasta el punto de dificultar su día a día.
  • Fobias. Una persona experimenta un miedo irracional a algo, que intenta evitar a toda costa.
  • Neurosis depresiva. Depresión clínica, donde la persona es afectada por la ausencia de interés por la vida y por actividades que antes le eran placenteras.

Síntomas de la neurosis obsesiva

La neurosis es un problema de salud mental que se caracteriza por síntomas de estrés y ansiedad, pero sin alucinaciones ni delirios. Una persona con neurosis puede sentirse deprimida, estresada, ansiosa, con baja autoestima e inestabilidad emocional.

Según el psicólogo estadounidense Dr. George Boeree los síntomas de la neurosis pueden incluir:

  • Ira,
  • Agresividad
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Impulsividad
  • Pensamientos molestos y repetitivos
  • Dependencia
  • Conductas compulsivas
  • Problemas cognitivos
  • Letargo
  • Bajo nivel de auto-valía
  • Confusión
  • Negatividad
  • Obsesión
  • Perfeccionismo
  • Evitación fóbica
  • Vigilancia

El rasgo más común de la neurosis es ansiedad, dentro de muchas de sus manifestaciones, por ejemplo, en fobias, TOC, ataques de pánico…

Causas de la neurosis obsesiva

Neurosis obsesiva

Según Sigmund Freud, el fundador del psicoanálisis, formuló tres causas principales de la neurosis. La primera era representada por trauma emocional, la segunda trauma sexual y la tercera libido sexual. Freud afirmaba que la neurosis es un mecanismo de afrontamiento.

Carl Jung, fundador de la psicología analítica, creía que la neurosis es el resultado de un conflicto entre la mente consciente e inconsciente. Pensaba que una persona sufría de neurosis cuando experimentaba una crisis existencial.

Cuando una persona no conseguía cumplir sus expectativas, esto se quedaría en la mente inconsciente y en algún momento se manifiesta en neurosis. Sin embargo, Jung afirmaba que esto era positivo ya que permitía a la gente darse cuenta de su potencial.

Hans Jürgen Eysenck fue un psicólogo conocido por su trabajo en personalidad, que trataba a soldados de trastornos neuróticos. Formuló que una persona tenía más riesgo de sufrir neurosis si tenía ciertos rasgos de personalidad.

Eysenck afirmaba que los rasgos de personalidad están conectados al Sistema Nervioso Autónomo (SNA), y que aquellos que tienen el SNA muy reactivo al estrés, tenderán a padecer de neurosis.

Neurosis obsesiva en el psicoanálisis

Como ya hemos mencionado la Neurosis era vista según el psicoanálisis como un síntoma de trauma emocional o sexual, muy probablemente una experiencia sexual en la infancia.

Este trauma, como es inmanejable se reprime y se generan mecanismos de defensa. Según Freud habría 2 mecanismos principales en la neurosis obsesiva, deshacer lo que se ha hecho y aislamiento. Deshacer quiere decir hacer que algo que ya ha ocurrido, que no pase, por medios de una acción motora simbólica. Esto estaría en la raíz de la compulsión del TOC.

El segundo mecanismo implica que, tras un evento desagradable, hay una pausa en la que nada puede ocurrir, se paralizan las acciones motoras. Esto favorece una pausa en la cadena de pensamiento para evitar pensamientos desagradables.

Neurosis obsesiva femenina

Históricamente la neurosis se le ha diagnosticado con más frecuencia a las mujeres, relacionada también con la famosa neurosis histérica.

Según Janet Oppenheim, en su obra “Shattered nerves”, la Neurosis femenina era un diagnóstico basado en los estereotipos sexuales que suponían una gran carga para las mujeres en la época Victoriana. Las crisis nerviosas (neuróticas) de estas mujeres interferían gravemente en sus actividades diarias y los trastornos de ansiedad se cronificaban.

Uno de los graves problemas de la definición de la neurosis, es que los médicos del siglo XVIII y principios del XX incluían los diagnósticos de problemas nerviosos o de ansiedad en mujeres dentro de la categoría “Trastornos femeninos”, relacionados con la menstruación, embarazo o lactancia. Esta fusión teórica del sistema nervioso y reproductivo de las mujeres era el reflejo de la asunción de que la biología dominaba las vidas de las mujeres, más allá del poder de la voluntad individual.

Según este artículo científico de 1982, las mujeres eran más vulnerables a los trastornos neuróticos que los hombres. Según los autores, esta diferencia sexual no se debe a factores biológicos, sino a factores sociales. Ponen en evidencia el papel de los roles sociales, especialmente aquellos relacionados con el matrimonio. En aquel momento parecía que la raíz de la neurosis femenina estaba en la falta de empleo fuera de casa, es decir, la ausencia de independencia económica y social.

Neurosis obsesiva y sexualidad

La visión de Freud de la neurosis obsesiva apareció en 1894. La causa de la neurosis obsesiva es un conflicto intrapsíquico de origen sexual, que moviliza y bloquea los flujos de energía. Se oponía a la teoría clásica de degeneración y la idea de debilidad innata del ego, como apuntaba Pierre Janet.

Freud proponía una causa traumática, como hemos dicho anteriormente, un evento sexual ocurrido antes de la pubertad, que, al contrario de lo que ocurre en la histeria, este evento es fuente de placer en el niño. Este placer es visto como negativo y aparecen intensos sentimientos de culpa y auto-reproche. Esto es reprimido y reemplazado por determinados síntomas y rasgos, como meticulosidad, vergüenza y desconfianza hacia uno mismo. Estas defensas son seguidas por un periodo de aparente tranquilidad. Pero llega un momento en que estas defensas no pueden mantenerse y vuelven los recuerdos reprimidos, seguidos por crisis neuróticas.

Cura de la neurosis obsesiva

El tratamiento de la neurosis obsesiva, o de Trastorno Obsesivo compulsivo puede ser muy variado. Desde terapias psicoanalíticas, hasta terapias cognitivo-conductuales, y farmacológicas.

Debido a que los argumentos del psicoanálisis acerca de las causas y el tratamiento de la neurosis obsesiva no se han podido demostrar científicamente, la mayor parte de la comunidad científica está de acuerdo en que la combinación de terapia farmacológica y terapias cognitivo-conductuales son las que más eficacia han demostrado para el tratamiento de la “neurosis obsesiva” o Trastorno obsesivo compulsivo.