5 Claves para motivarte si trabajas desde casa

Aunque trabajar en casa tiene muchas ventajas, existen ciertas condiciones que nos pueden llevar a distraernos o desmotivarnos después de pasar muchas horas delante del ordenador o los papeles. Si trabajas desde casa debes ser capaz de motivarte, o ponerte cada día frente al ordenador será una montaña cada vez más alta. ¡¡Sigue leyendo este post para descubrir las claves para mantener la motivación si trabajas desde casa!!

5 Claves para motivarte si trabajas desde casa
Claves para motivarte si trabajas desde casa

Establece una rutina de trabajo diaria

Puede parecer que trabajar desde casa y seguir un horario laboral son dos cosas incompatibles, pero nada más lejos de la realidad. Establecer una rutina y unos horarios de trabajo es clave para evitar caer en la desmotivación y la procastinación.

Dentro de esta rutina también cabe la prioridad de las tareas. Mucha gente recomienda empezar por las tareas más complejas o pesadas, las que menos nos gustan, y dejar para el final aquellas más fáciles o agradables. De este modo, nos motivamos para culminar antes las que no nos gustan y pasar lo más rápido posible a aquello con lo que de verdad disfrutamos. Una técnica bastante común es colocar un objeto en el escritorio, como una rana, y no quitarla hasta acabar con esas tareas pesadas. “Comernos la rana” es sinónimo de que lo peor del día ya ha pasado.

  •  Aunque no fiches, empezar a trabajar cada día a la misma hora, parar siempre el mismo rato para almorzar, comer o merendar o marcar una hora para finalizar tu jornada laboral te ayudarán a crear ese ambiente de oficina que evite la desmotivación y controlar mejor el tiempo.
5 Claves para motivarte si trabajas desde casa
Establece una rutina de trabajo diaria

Crea tu propio sitio de trabajo

El lugar de tu casa en el que trabajas debe ser solo para trabajar, y no debes utilizar el resto, como la cama o el sofá delante de la televisión, para trabajar. Mantén los espacios separados para que los límites entre el trabajo y la vida en casa estén claramente definidos.

Utiliza una mesa de trabajo limpia y ordenada, donde dé gusto trabajar. No escatimes recursos en tu comodidad. Vas a pasar muchas horas ahí, de modo que compra un sillón cómodo, con el que puedas adoptar y mantener una buena postura durante mucho tiempo.

Mantén la estancia bien aclimatada. No lo dudes, un calor o frío excesivo arruinarán tu jornada de trabajo. La iluminación también es importante. Busca una zona con buena iluminación natural, evita los reflejos en la pantalla del ordenador y utiliza un buena lámpara de luz blanca y fría (no genera calor) si trabajas por la noche.

5 Claves para motivarte si trabajas desde casa
Crea tu propio sitio de trabajo

Trabaja en bloques de tiempo con descansos

Hay varias técnicas para trabajar en bloques de tiempo (alternado trabajo con pequeños descansos), pero la más conocida es la Técnica Pomodoro.

Para usar el Método Pomodoro tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. Identifica en una lista las tareas y priorizarlas.
  2. Pon en marcha el temporizador 25 minutos (un pomodoro) y deja un descanso de 5 minutos cuando acabes.
  3. Realiza la tarea que te hayas marcado de forma intensiva y sin distracciones de ningún tipo.
  4. Cada 4 pomodoros descansa 20 o 30 minutos de verdad, dejando de pensar en la actividad anterior en la medida de lo posible.

Trabajando de esta manera mantienes mejor la concentración, eliminas las interrupciones, evitas el agotamiento y, como consecuencia, aumentas tu productividad y creatividad. No es para todo el mundo, pero te aconsejo que lo pruebes durante unos días y hagas el esfuerzo de habituarte. Valdrá la pena.

¡Te dejamos el siguiente link para saber como mantener la concentración trabajando desde casa!

Cuida la higiene y la alimentación

El hecho de trabajar desde casa invita a hacerlo en pijama, en especial los fríos días de invierno en los que apetece quedarse en casa tapados con una manta. Error. No esperamos que trabajes en traje desde casa, pero sí que lo hagas en unas condiciones mínimas de higiene y aseo personal que te ayudarán a concentrarte y potenciar tu motivación laboral estés donde estés.

¡¡¡¡Consejo!!!! Trabajar en pijama es una forma más de no separar los espacios personal y profesional, y la falta de higiene puede hacer que caigas en la desidia y la pérdida de motivación.

Cuida tu alimentación, intenta que sea lo más equilibrada y saludable posible y evita abusar de refrescos y azúcares. Además, hacer ejercicio en el gimnasio o en el parque te ayudará para desconectar.

5 Claves para motivarte si trabajas desde casa
Cuida la higiene y la alimentación

Evita el sedentarismo

Uno de los grandes hándicaps de trabajar desde casa es el sedentarismo, que no deja de ser un gran problema en nuestra sociedad. Evitamos los desplazamientos al puesto de trabajo, y pasaremos un montón de horas sentados frente al ordenador. Por eso, tan importante como crear una rutina de trabajo es buscar actividades fuera de casa que nos ayuden a romper con esa rutina y el sedentarismo y que además nos permitan aumentar el contacto social con nuestro entorno.

Disfrutar de unos minutos de relajación o meditación cada noche antes de acostarte te ayudará a dejar al margen el estrés laboral y descansar mejor, lo que te ayudará a despertarte más motivado. Hay que evitar encerrarse en casa todo el día, ya que entonces corremos el riesgo de que la desmotivación sea todavía mayor.

¡¡¡¡Consejo!!!! Hacer deporte es una buena respuesta al sedentarismo y la falta de contacto, que además te ayudará a despejar la mente durante un buen rato.

5 Claves para motivarte si trabajas desde casa
Evita el sedentarismo

Y por supuesto, no te olvides que no todo es el trabajo

Todo esto no tendría ninguna gracia si de vez en cuando y sin venir a cuento no puedes romper todas las reglas, horarios y planificaciones, e irte a tomar un café con tu amiga, leer un libro, a hacer cualquier cosa que te apetezca con tu familia, o simplemente relajarte un rato en la playa.

5 Claves para motivarte si trabajas desde casa
Y por supuesto, no te olvides que no todo es el trabajo

Eres el dueño de tu tiempo. Esa es tu mayor recompensa, ¡aprovéchala!