Tips que para conseguir los propósitos de año nuevo

Con el año nuevo a muchas personas les gusta marcarse objetivos y propósitos. Y es que cada año puede ser una nueva oportunidad para conseguir lo que queremos. Sin embargo, a muchas personas les es difícil cumplirlos, o mantenerlos por mucho tiempo. Aquí te doy algunas razones por las nos cuesta cumplir nuestros propósitos de año nuevo y qué pasos seguir para aumentar nuestras probabilidades de éxito.

propósitos de año nuevo

¿Por qué marcarse propósitos de año nuevo? (o por qué no)

Con la llegada del nuevo año a mucha gente le gusta proponerse cosas. Algunas personas lo hacen porque quieren mejorar algo de sí mismas y ajustar su rumbo en la vida. Otras se sienten obligadas a redactar sus propósitos por la presión de ser siempre productivos.

Marcarse objetivos cada año puede estar bien, como he dicho, puede ayudarte a establecer un rumbo, a recordarte qué es importante para ti y cómo quieres mejorar y evolucionar. Sin embargo, si los propósitos de año nuevo se van a convertir en una obligación más que tienes que hacer, y luego te vas a sentir culpable por no haberlo logrado, quizá es mejor que no lo hagas. No pasa nada por no hacer propósitos, y simplemente ir fluyendo a lo largo del año.

¿Por qué me cuesta cumplir mis propósitos?

Cumplir los objetivos marcados a principios de año puede no ser fácil. Y esto tiene varias razones:

  • Son objetivos poco realistas
  • No hemos establecido los pasos para llevarlos a cabo
  • No estamos lo suficientemente motivados
  • No tenemos claro por qué nos los hemos propuesto
  • Dejamos la tarea que vamos a comenzar para un momento del día sin definir.
  • Nuestro entorno no nos lo pone fácil.

¿Cómo marcarse propósitos de año nuevo y cumplirlos?

A continuación te dejo los pasos a seguir para lograr cumplir nuestros propósitos de año nuevo.

propósitos de año nuevo

1. Definición del propósito

Tenemos que definir muy bien lo que queremos conseguir, de la forma más precisa posible. Por ejemplo, muchos nos hemos propuesto alguna vez “hacer más ejercicio”, sin embargo es una definición vaga que no nos permite ver realmente en qué se traduce ese propósito en la realidad. Nos deja muchas preguntas abiertas, como qué tipo de ejercicio, durante cuanto tiempo… Tiene que ser concreto y cuantificable, por ejemplo: “salir a correr 2 veces por semana durante todo el año”.

No tiene nada de malo proponerse muchas cosas, pero reflexiona si es realista o no. Más vale pecar de conservador que ponerte metas inalcanzables.

2. Prioriza objetivos

Si queremos instaurar hábitos nuevos que no tenemos en nuestro repertorio, es necesario empezar poco a poco. Si empezamos con muchas cosas a la vez, nos va a costar mucho más y vamos a sentir una gran presión. Por eso es mejor empezar por 1 y cuando lo tengamos adquirido, seguir con otro. ¿Por cuál vas a empezar? Te recomendamos empezar por los más fáciles, aquellos que puedas conseguir más rápidamente. Esto va a ayudar a motivarte y a sentirte bien contigo mismo, por lo que también te ayudará a conseguir los siguientes.

3. Divídelo en metas pequeñas

Algunos propósitos pueden verse muy complicados de cumplir, o a muy largo plazo, y esto puede desmotivarnos y hacer que nos rindamos antes de tiempo. Por ello, puede ser muy útil dividir el propósito en pequeñas metas que puedas ir consiguiendo mes a mes. Y a medida que vayas avanzando puedes ir aumentando la dificultad y el esfuerzo.

Por ejemplo, si nunca has hecho ejercicio y tu propósito es ese, no pretendas ir al gimnasio todos los días de la semana durante 1 hora. Quizá el primer mes puedes plantearte ir una vez, o hacer 20 minutos cada 3 días.

Si te has propuesto muchos objetivos para el año, plantéate trabajar en un propósito cada mes. A veces el año se ve muy largo y con tiempo para todo, pero esto hace que lo vayamos dejando, y al final no hagamos lo que nos propusimos.

4. Planifica tu nuevo hábito

La mejor manera de instaurar como hábito algo, es unirlo a un hábito que ya tengas. Por ejemplo, si quieres empezar a meditar puedes hacerlo después de lavarte los dientes por la mañana, o después de cenar por la noche. De esta manera, el hábito que ya tenemos instaurado se convertirá en el detonante del nuevo hábito. Los recordatorios en el móvil también pueden servir de detonante.

Lo importante aquí es no dejar la realización del hábito al azar, o a que nos acordemos, porque no nos vamos a acordar porque no lo tenemos integrado.

5. Modifica tu entorno

A veces, nuestro entorno no nos ayuda a realizar nuestros propósitos de año nuevo. Y nos pone la zancadilla una y otra vez. Sea cual sea el propósito piensa si tu entorno te pone las cosas fáciles o no. Con entorno me refiero a personas a nuestro alrededor, y al espacio físico. Aquí te enumero algunos ejemplos en los que el entorno nos dificulta cumplir nuestros propósitos:

  • Quiero comer más sano pero en casa sigue habiendo muchos dulces y comida ultraprocesada.
  • Quiero dejar de fumar pero en casa sigue habiendo tabaco y ceniceros.
  • Quiero hacer ejercicio pero me he apuntado a un gimnasio lejos de mi casa.
  • Los materiales que necesito para cumplir mi propósito no están a mano/ están viejos/ son feos

¿Qué podemos hacer para que cumplir nuestros objetivos tenga los menores obstáculos posibles?

6. Cuéntaselo a los demás

Una forma de aumentar tu motivación, es hacer públicos tus propósitos. De esta manera, los demás pueden animarte a seguir esforzándote y la presión social te hará más difícil abandonar. En cambio, si no lo cuentas a nadie, es más probable que no te importe tanto rendirte.

7. Registra tus logros

Puedes llevar un diario o un registro en el que anotes los pasos que das, semanales y mensuales. De esta forma podrás ver cómo te vas acercando cada vez más a tu objetivo. Y felicítale por cada paso que das.

8. Busca ayuda

A veces nos sentimos desmotivados, y la pereza se pone en nuestro camino hacia los objetivos que nos planteamos. Ayúdate de otras personas con el mismo objetivo que tu. Busca grupos o clubs de actividades, foros de internet, etc., donde puedas compartir tus logros e intercambiar experiencias.

También puedes buscar ayuda profesional, ya sea comer más saludablemente, bajar de peso puedes beneficiarte de la ayuda de psicólogos, nutricionistas, entrenadores personales, etc.

¿Cómo mantengo la motivación y qué hago si me desmotivo?

propósitos de año nuevo

A veces se nos olvida por qué nos propusimos esos objetivos, o quizá nos pusimos metas muy altas o difíciles. Si notamos que estamos perdiendo la motivación para seguir, párate un momento a reflexionar:

  • ¿Por qué me propuse este objetivo? ¿Porque se que me ayuda a sentirme mejor? ¿O porque me siento presionado y creo que es lo que se supone que tengo que hacer?
  • ¿Estoy siendo demasiado ambicioso? ¿Me he puesto metas muy altas?
  • ¿Hay algo en el entorno que “me esté poniendo la zancadilla”?
  • ¿Qué puede estar fallando?

A veces tenemos que redefinir el propósito, comenzar con pequeñas metas más pequeñas, o volver a establecer muy bien qué pasos voy a seguir para lograrlo. O quizá es que hemos intentado realizar un hábito a unas horas que no nos ayudan, y tenemos que re-ajustar el horario.

Es muy habitual que nos hayamos propuesto algo que realmente no nos apetece hacer, pero pensamos que es lo que se supone que tengo que hacer, que la sociedad me dice que es necesario. Plantéate muy bien qué beneficios puedes sacar de cumplir ese objetivo.

Hacerte una lista de razones por las que quieres cumplir tu propósito y ponerla en un lugar bien visible de tu casa puede ayudarte a recordar cada día por qué tienes que seguir esforzándote.

¿Quieres eliminar algún hábito de tu vida? En este artículo te contamos cómo deshacernos de hábitos negativos