Grafomotricidad, ¿Qué es y como puedo desarrollarla?

Aprender a escribir es fundamental, pero antes de poder hacerlo es necesario que el niño esté preparado. Para ello, ha de aprender a dominar y controlar su cuerpo, sus movimientos, tener destreza manual y ser capaz de desplazar la mano y hacer trazos en el sentido deseado. Te explicamos qué es la grafomotricidad y cómo se adquiere esta habilidad a través de una serie de ejercicios.

Grafomotricidad, ¿Qué es y como puedo desarrollarla?
Grafomotricidad, ¿Qué es?

¿Qué es la grafomotricidad?

La grafomotricidad es la base de la que se parte para enseñar a un niño a escribir, es un movimiento gráfico que realizamos con la mano al garabatear, dibujar o escribir. Se trata de aprender a realizar unos movimientos con la mano para plasmar un grafismo en un trazo en un papel. De esta manera los más pequeños adquieren coordinación ojo-mano.

El objetivo de la grafomotricidad es que el niño aprenda las habilidades básicas necesarias para expresarse por medio de la representación gráfica, mediante ejercicios que permitan el mayor dominio del antebrazo, la muñeca, la mano y, sobre todo, los dedos.

El inicio de la lectoescritura se realiza en la etapa de Educación Infantil, que comienza a los 3 años. En esta etapa se realiza un primer contacto con la escritura que no implica necesariamente que al final del proceso el niño sepa leer y escribir, pero sí será capaz de realizar trazos, se habrá familiarizado con los lápices, ceras o lapiceros y habrá adquirido destreza con las manos. También será capaz de dibujar y reconocer algunas letras e incluso alguna palabra como su nombre.

Sin embargo, antes de este momento los niños son capaces de realizar sus primeros trazos y garabatos. De hecho, a partir de los 18 meses los niños comienzan a desarrollar y practicar habilidades que también forman parte de la grafomotricidad.

Grafomotricidad, ¿Qué es y como puedo desarrollarla?
¿Qué es la grafomotricidad?

¿Cómo se adquieren las habilidades grafomotrices?

Para aprender este tipo de habilidades los niños comienzan practicando mediante el trazo libre que les permite comprender y dominar el espacio y adquirir soltura con los utensilios básicos para, después, ir introduciendo progresivamente pautas y trazos dirigidos (estos son los típicos ejercicios de unir con puntos trazando líneas, círculos, flores…).

Cuando hablamos de los útiles que irán utilizando para desarrollar y perfeccionar los movimientos de mano y dedos se comienza con la manipulación de objetos más “gruesos” como las esponjas, las tizas o los pinceles gruesos para ir pasando progresivamente a las ceras, rotuladores… y por último a los lápices que son los útiles más finos.

En la grafomotricidad los ejercicios de movimientos son también importantes, así  se potencia el desplazamiento correcto en el espacio gráfico: trazos de izquierda a derecha, de arriba hacia abajo… esta simpleza irá evolucionando a los trazados oblicuos, bucles y así hasta llegar a adquirir la imagen motriz más compleja de las letras y, posteriormente, las palabras.

Grafomotricidad, ¿Qué es y como puedo desarrollarla?
¿Cómo se adquieren las habilidades grafomotrices?

Grafomotricidad en la infancia: ejercicios

Los elementos básicos que intervienen en el desarrollo de la expresión gráfica son las manos, los dedos y la correcta coordinación entre el ojo y la mano. Existen toda una serie de prácticas sencillas para potenciar este desarrollo que podemos enseñar a los más pequeños jugando con ellos.

Ejercicios para desarrollar la destreza de las manos:

  • Tocar palmas, primero libremente, después siguiendo un ritmo.
  • Llevar uno o más objetos en equilibrio en la palma de la mano, primero en una mano, después en las dos.
  • Hacer circuitos de dibujo libre con el dedo sobre la arena y/o sobre el agua.
  • Realizar gestos con las manos acompañando canciones infantiles.
  • Girar las manos, primero con los puños cerrados, después con los dedos extendidos.
  • Mover las dos manos simultáneamente en varias direcciones (hacia arriba, hacia abajo, movimiento circular, etc.)
  • Imitar con las manos movimientos de animales (león moviendo las garras, pájaro volando, etc.) o de objetos (aspas del molino, hélices de helicóptero…)
  • Abrir una mano mientras se cierra la otra, primero despacio, luego más rápido.
Grafomotricidad, ¿Qué es y como puedo desarrollarla?

Ejercicios para desarrollar la destreza en los dedos:

  • Abrir y cerrar los dedos de la mano, primero simultáneamente y luego alternándolas. Después iremos aumentando poco a poco la velocidad.
  • Juntar y separar los dedos, primero libremente, luego siguiendo órdenes.
  • Unir cada dedo con el pulgar de la mano correspondiente, aumentando la velocidad.
  • Tocar el tambor sobre la mesa o “teclear” con los dedos sobre ella, aumentando la velocidad.
  • Jugar o tocar instrumentos musicales.
  • Con la mano cerrada, sacar los dedos uno detrás de otro, empezando por el meñique. Luego irlos guardando también de uno en uno.
  • Con las dos manos sobre la mesa levantar los dedos uno detrás de otro, empezando por los meñiques.

Ejercicios para desarrollar la coordinación ojo-mano:

  • Lanzar objetos, tanto con una como con otra mano, intentando dar en el blanco (caja, papelera, latas, bolos, diana, etc.)
  • Enroscar y desenroscar tapas, botes, tuercas…
  • Ensartar un cordón en bolas perforadas.
  • Abrochar y desabrochar botones.
  • Atar y desatar lazos.
  • Encajar y desencajar objetos.
  • Manipular objetos pequeños (lentejas, botones…).
  • Modelar con plastilina.
  • Pasar las hojas de un libro.
  • Barajar, repartir cartas…
  • Picado con punzón, perforado de dibujos, etc.
  • Rasgar y recortar con los dedos.
  • Doblar papel y rasgar por la dobles.
  • Recortar con tijeras.
Grafomotricidad, ¿Qué es y como puedo desarrollarla?

Son actividades que al principio pueden ser un poco complejas y difíciles para el niño o niña, por lo que la figura del adulto es fundamental para llevarlas a cabo y que el resultado sea un éxito. Para ello debemos de acompañar al menor en todo momento, motivándolo y animándolo a seguir mejorando, no podemos exigir en ningún momento. Hay que darle su tiempo hasta que consiga un total control y dominio que le hará estar preparado para comenzar con la etapa de la escritura.

La grafomotricidad en los mayores: ejercicios

También utilizamos los anteriores ejercicios para las personas mayores, y todas aquellas personas que por diferentes necesidades necesiten recuperar estas capacidades.

A continuación te presentamos otra serie de diferentes ejercicios para trabajar la escritura y la grafomotricidad con personas mayores.

  • Realizar trazos libres sobre harina, arroz, arena, etc.
  • Arrugar papel de periódico.
  • Pasar las páginas de un libro.
  • Realizar trazos y garabatos con pintura de dedos o pinceles.
  • Encajar y desencajar objetos o puzzles.
  • Realizar la grafía de letras y números sobre arena, arroz, azúcar, etc.
  • Punteado de diferentes formas geométricas.
  • Sobre un trazo ya realizado, colocar sobre él diferentes objetos (lentejas, garbanzos, botones, gomets, etc).
  • Desplazar algún objeto sobre el trazo, grafía o número, por ejemplo: con un coche de juguete.
  • Continuación de series con diferentes trazos.
  • Ejercicios de laberintos y unir un objeto que tenga relación con otro.
Grafomotricidad, ¿Qué es y como puedo desarrollarla?
La grafomotricidad en los mayores: ejercicios

Gracias a los ejercicios de grafomotricidad para mayores podemos trabajar diferentes aspectos relacionados con el cerebro y con las funciones cognitivas, así como otras habilidades. Los beneficios de este tipo de actividades son muchas a nivel cerebral, psicomotriz y creativo.

¡¡Os animamos a que llevéis a cabo este tipo de actividades!!