Recaída en depresión ¿Cómo prevenirla y tratarla?

Cuando has pasado por un episodio de depresión, es más probable qué aparezca otro. Para muchas personas puede convertirse en una enfermedad a largo plazo, con recaídas en depresión recurrentes. De media, la mayoría de personas con depresión tendrán 4 o 5 episodios durante su vida.

Después de tener depresión una vez, es entendible preocuparse por que los síntomas vuelvan a aparecer. Pero aprender a identificar señales de alarma puede ayudarnos a prevenir más episodios. Te contamos aquí cómo detectarlos, las causas de las recaídas, cómo prevenirlo y cómo se trata.

recaída-en-depresión

¿Qué es una recaída en depresión?

Como hemos dicho, muchas personas con depresión puede experimentar una recaída. Según un estudio, esto ocurre generalmente dentro de los 5 años siguientes a la recuperación, aunque también puede ocurrir en semanas, meses o incluso muchos años tras el primer episodio.

Psicólogos e investigadores todavía no saben por qué algunas personas experimentan recaídas y otras no.

Muchas personas experimentan tristeza o pérdida de interés en las actividades cotidianas como una parte normal de la vida. Estos sentimientos pueden venir de muchas causas, como la pérdida de un ser querido, estrés, monotonía… Sin embargo, si una persona tiene estos sentimientos casi a diario durante más de 2 semanas, y que esto empiece a afectar a su trabajo o vida social, entonces es posible que esté experimentando depresión. En España, más de 2 millones de personas sufren depresión.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), después de un episodio, la recaída de depresión puede volver de dos maneras, como recaída puntual, o como recurrencia.

Una recaída en depresión puede ocurrir cuando los síntomas empiezan a reaparecer o empeorar de nuevo tras la recuperación de un episodio previo. La recaída es más probable que ocurra dentro de los dos meses siguientes a la finalización del tratamiento para el episodio anterior.

Una depresión recurrente ocurre cuando los síntomas vuelven meses o años después de que se haya recuperado. Esto es más común dentro de los primeros 6 meses. Alrededor de un 20% de las personas con depresión experimentan recurrencia.

Según la APA, entre un 50 y un 85% de personas que experimentan un episodio volverá a experimentar uno o más episodios en su vida. Después de dos o tres episodios, las probabilidades de tener otro son mucho más altas. Para aquellos que experimentan alguna recaída en depresión, los signos de alarma pueden diferentes ser cada vez.

Signos y síntomas de una recaída de la depresión

recaída-en-depresión

Una persona puede reconocer a menudo los mismos signos de alarma de la depresión que han experimentando durante episodios previos, pero a veces pueden ser diferentes.

Los signos de alarma pueden ser lo siguientes:

  • Estado de ánimo deprimido: sentirse triste o ansioso
  • Pérdida de interés en las actividades: se siente menos placer en aficiones, sexo, u otras actividades que la persona normalmente disfruta.
  • Aislamiento social: evitación de situación sociales y pérdida de contacto con amigos.
  • Fatiga: las tareas diarias como hacer la colada, vestirse, hacer la comida pueden resultar más difíciles y llevar más tiempo.
  • Sentimiento de agitación: Inquietud, nerviosismo.
  • Cambios en los patrones de sueño: insomnio o sueño excesivo.
  • Cambios en el apetito: aumento o disminución del apetito, lo que puede llevar a pérdida o ganancia de peso.
  • Aumento de la irritabilidad: Molestarse más fácilmente de lo habitual
  • Sentimientos de culpa e inutilidad: Pensar demasiado sobre situaciones pasadas.
  • Problemas de concentración y memoria: Los pensamientos y la conversación se enlentecen.
  • Dolores físicos: dolores de cabeza, estomacales o musculares sin explicación.
  • Pensamientos suicidas e intentos de suicidio: esto puede ser señal de un episodio depresivo severo.

Causas de recaída de la depresión

Hay detonantes específicos que pueden causar un episodio depresivo en personas que tienen una historia de depresión o una predisposición a esta.

Algunos detonantes comunes para la recaída en depresión o su recurrencia incluyen:

  • Eventos vitales estresantes que ocurren durante o después de la recuperación. Estos pueden incluir conflicto familiar, cambios en las relaciones o duelo.
  • Recuperación incompleta del último episodio. Si la persona no ha recibido un tratamiento completo para os síntomas principales, es más probable que la depresión vuelva.
  • Abandono temprano del tratamiento: Para la depresión no hay soluciones rápidas. Continuar el tratamiento durante 6 o más meses después de comenzar a sentirse mejor puede reducir el riesgo de una recaída en depresión
  • Condiciones médicas: Condiciones como la diabetes, la obesidad y enfermedad cardíaca puede aumentar el riesgo de nuevos episodios depresivos.

Cómo evitar la recaída de la depresión

recaída-en-depresión
Sigue los consejos de tu médico o psicólogo para evitar una recaída en depresión

Estas estrategias de prevención pueden ayudarte a que la depresión no vuelva:

Sigue tu tratamiento: Termina el tratamiento cuando tu médico o psicólogo así lo determinen. Llegar hasta el final de un curso de tratamiento farmacológico puede reducir el riesgo de recaída, especialmente durante los 6 meses críticos tras el final del tratamiento.

Terapias basadas en Mindfulness. El Mindfulness puede ayudar a entender los patrones de pensamiento negativo y encontrar formas de lidiar con ellos. Un estudio muestra que practicar Mindfulness tres veces a la semana puede ayudar a reducir la recaída en depresión hasta un 50% al año.

Descubre aquí qué es la meditación Mindfulness y cómo se practica.

Educa a amigos y familiares: decirle a amigos y familia qué signos de alarma buscar puede ayudarte a detectar un episodio pronto.

Mantén hábitos saludables: Comer sano, hacer ejercicio, dormir suficiente, realizar técnicas de relajación, no descuidar las relaciones sociales y realiza autocuidado.

Prepárate para una recaída: Puede ayudarte hacer un plan, de forma que, si los signos de alarma aparecen, puedas actuar rápido. Un profesional puede ayudarte con esto. A continuación te dejo algunos esquemas de plan que puedes seguir con ayuda de tu psicólogo.

Plan de prevención de recaída

A continuación te dejamos un esquema que puedes rellenar, si quieres con la ayuda de tu médico o terapeuta que te puede ayudar a identificar los signos de una recaída en tu propio caso y qué puedes hacer para que no vaya a más.

Situaciones que desencadenaron un episodio en el pasado:

Señales de alarma que he experimentado en el pasado:

Cosas que me han ayudado cuando he experimentado señales de alarma:

  •  
  •  
  •  

Personas que me han ayudado y qué es lo que me gustaría que hicieran:

  •  
  •  
  •  

Personas con las que contactar en caso de emergencia:

  •  
  •  
  •  

Plan de crisis

Aquí te dejamos otro esquema, similar al anterior pero cuando ya estás viviendo una nueva crisis, para minimizar su impacto, salir de ella antes y mantenerte seguro/a.

¿Qué hacer si estoy en crisis?

  •  
  •  
  •  

Formas de aliviar el estrés, ganar equilibrio, calmarme o hacerme sentir más seguro/a:

  •  
  •  
  •  

Personas a las que llamar (amigos, familiares, psicólogos u otros profesionales de la salud mental):

  •  
  •  
  •  

Recursos que puedo usar (grupos de apoyo, organizaciones…)

  •  
  •  
  •  

Otras cosas que yo u otros pueden hacer para ayudarme o que me hacen sentir a salvo:

  •  
  •  
  •  

Medicamentos que me han ayudado en el pasado:

  •  
  •  

Medicamenteos que no me han ayudado:

  •  
  •  

Tipos de medicamentos que tomo:

  •  
  •  

Si paso a ser incapaz de lidiar con mis asuntos personales, las siguientes personas están de acuerdo en ayudar (por ejemplo, cuidar de mis mascotas, notificar a familiares y al trabajo):

Nombre y número de teléfono

  •  
  •  
  •  

¿Qué harán?

  •  
  •  
  •  

Cómo superar una recaída de depresión

Cuando síntomas preocupantes vuelven durante el tratamiento puede significar que el tratamiento no está yendo como debería. Un médico puede recomendar cambiar el tipo de tratamiento o aumentar la dosis de la medicación.

¿Qué tratamientos pueden ayudar?

Terapias psicológicas: como la Terapia Cognitivo Conductual o la Terapias Contextuales pueden ser eficaces para reducir el riesgo de una recaída en depresión.

Medicación: Los antidepresivos o estabilizadores del estado de ánimo pueden ser de ayuda en algunos casos. Seguir las instrucciones de tu médico a la hora de tomar estos fármacos puede ayudar a reducir el riesgo de recaída.

Ejercicio físico. Mantenerse activo puede funcionar como antidepresivo natural. La actividad física libera endorfinas que pueden mejorar el estado de ánimo. En esta revisión de estudios se sugiere que el ejercicio puede ser tan efectivo como los antidepresivos o psicoterapia en depresión leve y moderada.

Descubre aquí los beneficios de hacer actividad física, y aquí consejos para empezar a hacer ejercicio.

Terapia electroconvulsiva: En algunos casos, un médico puede recomendar este tipo de terapia. Aunque su utilización es controvertida en algunos casos de depresiones recurrentes puede ser eficaz, según estudios como este.

Descubre el entrenamiento cognitivo de Cognifit para personas con depresión.