Bulimia Nerviosa: Todo sobre este trastorno de la conducta alimentaria

La bulimia es un trastorno de la conducta alimentaria que puede sufrir cualquiera. Descubre en este artículo en qué consiste, cuáles son sus síntomas, qué consecuencias físicas y cognitivas tiene este trastorno y cómo es su tratamiento.

bulimia

Qué es la bulimia nerviosa

La bulimia (o bulimia nerviosa) es un trastorno mental grave. Puede afectar a personas de cualquier edad, género y entorno. Sin embargo, los trastornos de la conducta alimentaria siguen siendo mucho más prevalentes en mujeres jóvenes y adolescentes debido a la mayor presión por tener una imagen corporal concreta a la que todavía somos sometidas las mujeres. También es habitual que se transicione de un trastorno alimentario a otro. Descubre aquí qué es la anorexia nerviosa.

Las personas con bulimia se encuentran en ciclo de ingesta de grandes cantidades de comida o atracones, y luego intentando compensar ese exceso, vomitando y tomando laxantes y diuréticos, ayunando y/o haciendo ejercicio de forma excesiva.

El tratamiento en las fases más tempranas tiene mejores tasas de recuperación.

Tipos de bulimia:

  • Bulimia purgativa: Cuando los atracones van seguidos de vómitos y/o laxantes y diuréticos. Es la forma más habitual de bulimia.
  • Bulimia no purgativa: Cuando el episodio de atracón va seguido de ejercicio excesivo y/o ayuno.

Es normal que personas que no tienen bulimia en ocasiones elijan darse caprichos y comer más o peor de lo habitual. Pero esto no debe confundirse con un atracón. Durante un atracón las personas no se sienten en control sobre la cantidad o velocidad a la que están comiendo. Algunas personas incluso afirman que sienten una desconexión con lo que están haciendo. Lo que se come durante un atracón suelen ser aquellos productos que la persona normalmente evita y suelen ser episodios muy estresantes.

Las personas con bulimia a menudo tienen cierta distorsión de su imagen corporal, y se ven mucho más grandes de lo que son. La preocupación por el volumen y el peso corporal es clave para el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria como la bulimia.

Causas de la bulimia

bulimia

Hay muchas causas posibles por las que una persona puede desarrollar bulimia, y muchos factores que contribuyen. Es importante recordar que los trastornos de la conducta alimentaria no son sobre la comida en sí misma, y el tratamiento debe centrarse en las causas subyacentes y las emociones que causan la conducta. Ya que el que una persona con bulimia que deje de purgarse no significa que esté recuperada.

Algunas de los factores que pueden contribuir al desarrollo de la bulimia son los siguientes:

  • Transiciones estresantes o cambios vitales
  • Historia de abuso o trauma
  • Imagen corporal negativa
  • Baja autoestima
  • Profesiones o actividades que se centran en la apariencia y exigentes en el desempeño (disciplinas deportivas o artísticas)
  • Perfeccionismo, impulsividad, rigidez
  • Presión familiar por la imagen y el peso
  • Dinámicas familiares turbulentas.

Descubre aquí cómo prevenir los trastornos de la conducta alimentaria.

¿Cómo detectar la bulimia? Signos y síntomas

Síntomas conductuales

Si una persona está desarrollando bulimia, se producen cambios en su conducta:

  • Comprobar frecuentemente su forma o peso corporal o evitar mirar su cuerpo o pesarse
  • Comparar su cuerpo con el de otras personas
  • Comer grandes cantidades de comida (atracón)
  • Tras el atracón vomitar, hacer ejercicio excesivo, usar laxantes, diuréticos, ayunar
  • Organizarse la vida alrededor de la compra, comer y purgarse
  • Actitud reservada y secretos relacionados con la comida especialmente
  • Acumulación de comida
  • Altibajos emocionales
  • Irritabilidad
  • Aislamiento social
  • Abuso de laxantes y diuréticos
  • Abuso de alcohol
  • Auto-lesiones
  • Descuido de sus estudios o empleo
  • Desaparecer durante las comidas o justo después de comer (para purgarse)
  • Ejercicio excesivo
  • Falta de deseo sexual

Síntomas psicológicos

  • Pasar mucho o la mayor parte del tiempo pensando en comida.
  • Ansiedad y tensión especialmente a las horas de las comidas o comiendo delante de los demás.
  • Dificultades de concentración
  • Poca confianza y baja autoestima.
  • Preocupación sobre el cuerpo (peso y forma corporal)
  • Miedo a ganar peso
  • Percepción distorsionada de su cuerpo
  • Sentimiento de pérdida de control al comer.
  • Sentimientos de culpa y vergüenza después de purgarse y atracarse.
  • Otros trastornos mentales como depresión o ansiedad.

Síntomas físicos

Los síntomas físicos vienen provocados por los vómitos, la desnutrición y el abuso de laxantes y diuréticos.

  • Vómitos
  • Estreñimiento
  • Dificultades para dormir
  • Cansancio
  • Hinchazón
  • Dolor abdominal
  • Hinchazón de manos y pies
  • Problemas en la piel
  • Daño en los dientes
  • Menstruación irregular o retirada de ésta.
  • Glándulas salivares hinchadas
  • Callos en las manos si se usan los dedos para vomitar
  • Desequilibrio de electrolítico (sustancias esenciales que se encuentran en la sangre)
  • Problemas estomacales.
  • Altibajos de azúcar en sangre, probablemente favoreciendo altibajos emocionales y desmayos
  • Cambios regulares en el peso, puede subir, bajar… Aunque a menudo se mantiene en un peso “normal”, haciendo la bulimia más difícil de identificar.

Consecuencias de la bulimia

Consecuencias cognitivas de la bulimia

Los trastornos alimentarios pueden afectar profundamente a la habilidad de una persona para aprender,especialmente si se encuentra en su etapa académica, como la preadolescencia y la adolescencia. Entender las formas en que un trastorno alimentario puede afectar a la función cognitiva puede ayudar a los educadores a reconocer cuándo un estudiante puede tener problemas.

Los problemas cognitivos pueden deberse a la malnutrición, pero también a la ansiedad y depresión que estos trastornos suelen tener asociados. En este estudio, observan cómo las personas con bulimia tenían un peor desempeño en algunas pruebas cognitivas, comparadas con personas sanas.

El impacto cognitivo de la bulimia y otros trastornos alimentarios:

bulimia
  • Efectos perjudiciales en el desarrollo cognitivo de los niños
  • Impacto negativo en el rendimiento académico
  • Dificultad de concentración
  • Disminuye la habilidad de escuchar y procesar la información
  • Fatiga, falta de energía y motivación
  • La falta de nutrientes, como el hierro tiene un efecto rápido en la memoria y capacidad de concentración.

A pesar de la malnutrición y las dificultades para sacar sus estudios, el perfeccionismo las impulsa a mantener su rendimiento, lo que es incluso más difícil dado su estado físico y mental.

Además de los efectos descritos, la preocupación con la comida y su imagen corporal domina su vida. Reiff y Lampson-Reiff realizaron una encuesta en 1999 a unas 1000 personas con diagnóstico de trastorno de la conducta alimentaria encontró que las personas con bulimia pasaban entre un 70 y un 90% del tiempo despiertas pensando en la comida y peso corporal. Mientras que las mujeres con un patrón de alimentación normal pasan unos 15 minutos del día pensando en comer, el peso, y el hambre.

Esto consume una gran cantidad de recursos cognitivos, por lo que quedan muy pocos para dedicarlos a otras cosas, como los estudios o el trabajo.

Consecuencias físicas de la bulimia

La bulimia puede provocar un daño grave al cuerpo , causados por los vómitos y los laxantes. Los efectos a largo plazo de la bulimia incluyen:

  • Daño dental permanente
  • Daño de las cuerdas vocales y la garganta
  • Daño intestinal y estomacal
  • Mayor riesgo de problemas cardíacos
  • Daños en los riñones

Si no se trata, el daño permanente al cuerpo puede ser fatal. Sin embargo, muchos de los efectos de la bulimia son reversibles o puede evitar que empeoren con el tratamiento adecuado.

Tratamiento de la bulimia

Los trastornos alimentarios son tratables y es posible una recuperación completa.

La mayoría de tratamientos se llevan a cabo en servicios de día. El ingreso hospitalario sólo es necesario cuando se está en riesgo de suicidio o daño severo a uno mismo.

Terapia

La terapia psicológica es esencial para el tratamiento de la bulimia y debe complementarse con la consulta de nutrición especializada en trastornos de la conducta alimentaria.

La terapia debe dirigirse a las emociones y sentimientos causados por enfermedades y fomentar formas saludables de lidiar con ellos. Las terapias recomendadas para la bulimia son las siguientes:

  • Terapia cognitivo-conductual especializada en bulimia.
  • Otras terapias como la Terapia de Aceptación y Compromiso o Dialéctico-Conductual

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo formales (guiados por un experto) pueden ser buena idea para hablar con otras personas que han pasado por lo mismo, tanto para los pacientes como para sus familias.